martes, 4 de julio de 2017

Cuento estival

La casa de los abuelos era oscura. Oscura y fría, no fresca, fría.
O al menos eso me parecía a mí, además era silenciosa… y oscura y fría.
Mi madre se zafaba de mí unos días en verano, con el pretexto de que me sentaría divinamente el aire del pueblo. 
Mis llantos inconsolables conmovían al cielo, pero no a mi madre, así solo me quedaba contar los días para la vuelta.
Una tarde de febrero mamá me contó que el abuelo se había ido al cielo, con las nubes, los ángeles y esas cosas que se supone que hay en el cielo.
Pensé, en mi ingenuidad, que eso terminaría con mis “vacaciones rurales” pero no, el julio siguiente volvió a la carga, así que, resignada me preparé para la partida.
Desde  la puerta ya  noté algo raro, olía a bizcocho ¡vaya sorpresa!
Pero no era el único cambio, la abuela salió a darme un abrazo y llevaba un vestido nuevo…como lo oyen… nueeeevo.
Desde entonces pude jugar al balón en el patio, invitar a mis amigos a merendar, incluso ir a la poza en bici.

Seguro que el abuelo era un buen hombre, seguro que hizo muy feliz a la abuela y posiblemente me quería a su manera. O no.

4 comentarios:

  1. Esos recuerdos...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No, afortunadamente para mí este abuelo es inventado.Un abrazo alfred.

    ResponderEliminar
  3. Alsquare5/7/17 19:32

    O no... magistral forma de dar la vuelta al relato con tintes dramáticos. Genial Marga.

    A ver si consigo arreglar la ventana de entrada de relatos. La tecnología ha vuelto a darnos un disgusto.

    Abrazos literarios.

    ResponderEliminar
  4. Vaya.. que faena, no hacemos más que darte trabajo.
    Te deseo un buen verano. Un abrazo.

    ResponderEliminar